arrow-circle-down arrow-circle-left arrow-circle-up arrow-down arrow-left arrow-line-right arrow-right arrow-up ballon close facebook filter glass lock menu phone play point q question search target twitter

COVID-19 | Es el momento para romper la brecha digital de nuestros mayores

27 abril 2020

Los expertos advierten que el distanciamiento social podría causar aislamiento social y, en el caso de la población de mayor edad, acentuar la soledad no deseada. Los beneficios de las TICs que disfrutamos estos días podrían ser también compartidos por nuestros mayores.

Las nuevas tecnologías son un buen recurso para luchar contra la soledad. Desde el contacto virtual con las personas más queridas hasta el acceso a fuentes de información, a los mensajes de humor reenviados a través de las redes sociales o a la visualización de vídeos para aprender nuevas recetas, bricolaje o música, ayudan a luchar contra la soledad.

Hemos de motivar y acompañar a nuestros mayores para introducirlos en los medios digitales aunque, de primeras, les resulten difíciles de comprender, innecesarios o incluso invasivos. Hay que explicarles cómo puede ayudarles a mejorar su calidad de vida, su seguridad en casa o mejorar el contacto con su familia.

Las tabletas son una herramienta sencilla e intuitiva. Con voluntad y seguimiento, pueden aprender a recibir llamadas o visualizar vídeos solicitandolos a través del micro. Ahora pueden ver su utilidad y nosotros, con paciencia desde casa, podemos ofrecerles un seguimiento continuado para que aprendan a utilizarla.

Pero mucho más accesibles para los que sufren problemas de visión, Parkinson u otras dolencias, son los dispositivos de voz como Google Home o Alexa, que ofrecen ayuda y conexión con el mundo, como si fueran un asistente virtual, a un pequeño precio a valorar de pérdida de intimidad. La tecnología por voz es fácil de utilizar. Los mayores hablan con el dispositivo que responde a sus preguntas, busca su música, películas, les lee un libro, les propone actividades, puede encender y apagar las luces en medio de la noche si necesitan levantarse, hacer una videollamada o recordarles que deben tomar sus medicamentos.

Nuevos estudios documentan el potencial de la utilización de las aplicaciones de realidad virtual por personas mayores, contribuyendo en la mejora de su bienestar social y emocional. Contenidos sobre viajes o relajación, en los que los usuarios se sumergen en entornos alternativos, ofrecen beneficios psicológicos  que desencadenan un cambio positivo en su comportamiento, haciéndoles sentir motivados por las nuevas experiencias.

Nuestros mayores están mucho más abiertos de lo que nos pensamos a adoptar las nuevas tecnologías y quienes están muy capacitados para ayudarles, son los pequeños de la casa. Estaremos fomentando un nuevo vínculo entre generaciones.